Reportajes 0

Derecho al olvido o cómo borrar mi pasado de Internet

derecho al olvido

Con la expansión del Internet, los recuerdos dejaron de ser exclusivos de la memoria humana. Todo lo que eres y lo que has hecho podría estar en la Red para siempre. Esto pasa porque vivimos en una era completamente digital donde todo se almacena y nada desaparece. Sin embargo, la información que circula en Internet podría llegar a vulnerar los derechos de las personas. Y en entonces ante esto que nos preguntamos si hay algo que podemos hacer para remediarlo

Puede que no lo sepas, pero sí existe un recurso del que podemos echar mano para borrar nuestro pasado de Internet. Se trata del derecho al olvido. Esta es una acción que busca cuidar la reputación de las personas al eliminar de cierta forma la información sobre ellas que se aloja en la Red.

El Internet, aunque nos ha facilitado la vida en muchos aspectos, también podría arruinárnosla de muchas maneras. Es fundamental tener en cuenta que subir determinados datos o imágenes a la Red tiene sus consecuencias. No todas las personas están orgullosas de su pasado. Tú mismo de seguro preferirías borrar algunas cosas de tu mente. ¿Imagina entonces si eso está en Internet? Los resultados podrían ser catastróficos dependiendo de la magnitud de la información difundida.

¿Qué es exactamente el derecho al olvido?

Uno de los derechos humanos fundamentales es la intimidad y el honor. Pero estos pueden ser vulnerados con el Internet. En especial ahora que se ha convertido en una gigante base de datos gracias a los buscadores. Es por ello que para tratar de solventar este problema ha surgido el ‘derecho al olvido’. Este es básicamente una acción que le permite a los usuarios de Internet poder solicitar la supresión o bloqueo de información personal que considera obsoleta o dañina para su imagen.

derecho al olvido

En concreto, según la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el ‘derecho al olvido’ es la manifestación de los tradicionales derechos de y cancelación y oposición pero aplicados a los buscadores de Internet. Es una herramienta que hace referencia al derecho que tienen las personas a impedir que se difunda su información personal a través de Internet.

Sin embargo, esto aplica en condiciones concretas. Es decir, la limitación de la difusión universal e indiscriminada de datos personales en los buscadores se puede solicitar cuando la información publicada se considere obsoleta o sin relevancia ni interés público. Esto puede aplicar incluso aunque la publicación original sea legítima.

Esto significa que tienes el derecho de borrar, bloquear o suprimir información sobre ti que de alguna manera afecte tu derecho a la intimidad, al honor y a la imagen. Sin embargo, debes saber que aunque exista este mecanismo para controlar la información personal que se difunde sobre nosotros, para poder aplicar este derecho se necesita llevar a cabo un proceso que muchas veces puede ser rechazado.

El choque entre el derecho a la información y el derecho a la protección de datos personales

Por otro lado, debes saber que la aplicación de un derecho no puede socavar de ninguna manera otro derecho. Por tanto, el derecho a la protección de datos no puede afectar el derecho a la información. La AEPD lo deja claro cuando informa sobre este tema. La organización indica que en el caso de los buscadores, estos deben realizar una ponderación en cada uno de los casos. Esto para asegurarse de que haya un equilibrio entre los diferentes derechos e intereses.

Si una información resulta de interés público no podrá ser eliminada ni suprimida de ninguna manera. Pero si se determina que la publicación de datos personales no es necesaria para que la información mantenga su carácter de noticia y de relevancia pública, esta deberá eliminarse si ese es el deseo del afectado.

Lo que dice el Tribunal de Justicia de la Unión Europea

No en todos los países existe una legislación sobre el derecho al olvido. Pero en el caso de Europa sí es así. Tras un litigio entre la AEPD y Google, en 2014 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea emitió una sentencia que ampara el derecho al olvido. Desde esa fecha los buscadores como Google están en la obligación de eliminar de sus listas de resultados todos aquellos enlaces que violen derechos de los ciudadanos a petición de estos.

Tras la sentencia Google publicó una página en su sección de Preguntas Frecuentes en la que responde a la pregunta ¿Cómo está implementando Google la reciente sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre el derecho al olvido?. Allí han agregado un enlace para quienes quieran enviar una solicitud de eliminación. Se trata de un formulario web. Una vez completado el usuario recibirá una respuesta automática confirmando el recibimiento de la solicitud.

Sin embargo, la compañía aclara que se trata de un proceso complicado porque es necesario evaluar cada una de las solicitudes de los usuarios de forma individual. Y esto se debe a lo que hemos dicho previamente. Que se debe determinar si la información resulta de interés público o si por el contrario es irrelevante.

Esto significa que todo depende de los motores de búsqueda. No obstante, si estos rechazan la solicitud de derecho al olvido o si el ciudadano considera que la respuesta dada no es la adecuada, este puede solicitar que la Agencia Española de Protección de Datos tutele su derecho. Claro que en este caso, dependiendo de las circunstancias, la Agencia determinará si estima o no la solicitud.

¿La información desaparecerá de Internet?

Esto es sumamente importante tenerlo presente. Solicitar el derecho al olvido no hará que la información en cuestión desaparezca de Internet. La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea establece que esto solo está relacionado con los resultados que se obtienen mediante búsquedas hechas con el nombre de la persona.

Es decir, esto no implica que la información deba ser suprimida de la fuente original o de los índices del buscador. Este derecho al olvido solo implica que el enlace donde aparece la información dejará de ser visible cuando la búsqueda se haga a través del nombre del ciudadano que ha ejercido su derecho. En pocas palabras, si solicitas este derecho y se te concede, cuando googlees tu nombre dicha información ya no estará indexada. Sin embargo, siempre será posible acceder a esa información si la búsqueda se realiza por medio de otra palabra o término no relacionado con tu nombre.

Pagar para borrar el pasado de Internet

Cada vez hay más personas interesadas en borrar información molesta sobre ellos que se ha publicado en artículos de prensa, páginas web, foros, blogs o redes sociales. Y es que una fotografía, un vídeo o cualquier otra información personal podría limitar las posibilidades de encontrar un empleo, de que te den un crédito o incluso podrían hundir una carrera para siempre.

Es por ello que dada la dificultad que puede ser negociar con Google la eliminación de una información muchas personas están recurriendo a empresas especializadas para ello. Hoy día existen diversas compañías que se dedican a borrar datos de las personas de Internet. Algunas de ellas son Eliminalia, Eprivacidad o Borrar mis datos. Sin embargo, debes saber que hacerlo no resulta demasiado barato.

Si no tienes el tiempo, la paciencia o los artilugios para borrar tú mismo el rastro que has dejado en la Red durante todos estos años, estas empresas lo harán por ti. En el caso de la empresa barcelonesa Eliminalia, esta declaró hace un tiempo que dispone de un equipo de expertos que se dedica a borrar uno por uno cada uno de los enlaces e informaciones que existan sobre una persona o una empresa. Y que de ser necesario pueden emprender acciones legales para llegar al objetivo.

Claro que como no todos estamos en capacidad de pagar para borrar nuestros datos, debes saber que existen otras medidas sencillas que puedes tomar. Te imaginarás que lo primero que debes hacer es salir de las redes sociales y de cuánta página te has suscrito. Si tienes o has tenido un blog con tu nombre, tendrás que darte de baja.

Después de hacer esto, búscate en Google. De seguro ya lo has hecho, pero esta vez tendrás que hacerlo para analizar qué webs de terceros tienen datos sobre ti. Escribe tu nombre entrecomillado y verás los resultados. Ten en cuenta que es muy difícil hacer que las fuentes originales retiren un contenido específico. Sin embargo, al hacer esto podrás estar consciente de qué información hay de ti por allí para tomar medidas dependiendo de la gravedad del asunto.

Posts Relacionados

No Comments

Deja un comentario